La cirugía de Mohs llega a Ibiza mejorando el pronóstico de los pacientes y evitando desplazamientos fuera de la isla

Cirugía de Mohs

El año pasado ya nos advertían nuestros dermatólogos: los casos de melanomas en Ibiza subieron con respecto al año anterior. No obstante, la Unidad de Dermatología del Grupo Policlínica, implantó el mejor equipo de diagnóstico (dermatoscopia digital) para detectar el cáncer de piel.

Eduardo Varas, dermatólogo, nos explica: “Gracias a este equipo y al trabajo realizado hemos detectado esta enfermedad en sus primeros estadios y no hemos tenido ningún fallecimiento por esta causa en 2021. Así, aunque vemos que los casos han aumentado en nuestra consulta, también es cierto que tenemos las mejores herramientas para detectarlo y tratarlo”.  

“Cerca de 150 pacientes, continúa, “ya se encuentran en seguimiento con la dermatoscopia digital, lo que nos permite un control más estrecho de aquellas personas que tienen más riesgo a desarrollar un cáncer de piel. Hasta la fecha, no hemos tenido ningún caso de melanoma avanzado en estos pacientes en seguimiento, por lo que está siendo de gran utilidad”.

Ahora, la Unidad de Dermatología ha dado otro paso importante, esta vez para el tratamiento del cáncer de piel. Hace pocos días se realizó en uno de los quirófanos de la Policlínica Ntra. Sra. del Rosario la primera cirugía de Mohs de

 

Ibiza, algo que supone un enorme avance para los pacientes de la isla, sin tener que desplazarse.

“Se trata de una técnica”, indica Varas, “que permite el control micrográfico de los bordes tumorales de forma intraoperatoria, es decir, nos permite estudiar a nivel microscópico si el tumor está completamente extirpado o no en el mismo momento de la cirugía. Esto garantiza que no quede ningún resto tumoral antes de proceder al cierre o reconstrucción y además ahorra el máximo de tejido sano alrededor de la lesión. En definitiva, en esta cirugía eliminamos exactamente lo necesario, ni de más ni de menos, minimizando el riesgo de que el cáncer pueda reproducirse de nuevo”.

Pocos centros en España realizan este tipo de intervención que requiere de una formación específica por parte del cirujano, así como la colaboración estrecha de otros especialistas como cirujanos maxilofaciales, anatomopatólogos …  que, en ocasiones, es complicado organizar.

“Esta técnica está indicada en tumores mal definidos, infiltrantes y/o de gran tamaño, donde el riesgo de dejarnos células malignas durante la cirugía es mayor”, finaliza el dermatólogo.

Por último y ante el aumento de casos en ibiza, debemos recordar que siempre que se detecte algún cambio en los lunares u otra lesión en la piel se debe consultar con un profesional. El diagnóstico precoz es fundamental en el cáncer de piel y el tiempo puede marcar en gran parte la evolución y supervivencia del paciente. La población de piel clara, muchos lunares o antecedentes

 

familiares de tumores cutáneos deberían revisarse cada 1-2 años puesto que se trata de una población de especial riesgo.

 

GRUPO POLICLÍNICA

UNIDAD DE DERMATOLOGÍA

CITAS: 971302354