Hernia de hiato, cuando la cirugía es la solución

La patología de la hernia de hiato es muy común pero, ¿sabemos cuándo hay que recurrir a la cirugía para solucionarla?

La hernia de hiato es un defecto anatómico que se da cuando la parte superior del estómago pasa de estar en el abdomen a ubicarse en el tórax. Esto provoca que los ácidos, en lugar de bajar a la cavidad abdominal como deberían de hacer, suben por el esófago (no diseñado para soportar ácidos) generando una serie de molestias y en ocasiones complicaciones como: sensación de ardor, reflujo, regurgitación de alimentos, asma, tos, molestias en el abdomen, mal aliento…

Entre el 15% y el 20% de la población padece hernia de hiato. Es posible que algunos nunca lleguen a saberlo porque no sufren síntomas, otros sí lo saben pero los soportan bien atenuándolos con medicación. Y otros, deben recurrir a la cirugía para mejorar su calidad de vida y evitar afecciones más graves.

La medicación lo que hace es que el estómagofabrique menos ácido, controlando los síntomas, pero no el defecto en la anatomía.  Solo a través de una intervención quirúrgica se puede devolver al estómago a su lugar adecuado.

La decisión de intervenir una hernia de hiato está asociada al grado de la misma y a su afectación a la calidad de vida del paciente. Está recomendada en los siguientes casos:

  • Para aquellos pacientes que son jóvenes y que se vuelven muy dependientes de la medicación diaria.
  • Pacientes que rechazan la medicación.
  • Pacientes que, incluso medicándose, no toleran ciertos alimentos, o no pueden dormir bien.
  • Casos en los que la hernia es muy grande y puede lesionar el esófago, provocando heridas o úlceras, y, en ocasiones, aunque menos frecuente, tumores de esófago.

Intervención quirúrgica de hernia de hiato en Policlínica Ntra. Sra.  del Rosario:

Es una técnica muy sencilla, que, como la gran mayoría de las intervenciones de la Unidad, se hace por vía laparoscópica o mínimamente invasiva. Se abren 4 pequeñas incisiones de 1cm cada una; por una de ellas se introduce la cámara y por las otras 3 el instrumental para trabajar y devolver el estómago a su sitio.

El tiempo quirúrgico es de aproximadamente 45 minutos.

Es necesaria una dieta previa y posterior supervisada por los endocrinos de Policlínica. En pocos días el paciente está haciendo vida normal.

El índice de satisfacción es altísimo, ya que los síntomas y/o lesiones desaparecen prácticamente desde el primer día.

La enfermedad por reflujo (ERGE) es muy común, pero no todos los pacientes requieren intervención quirúrgica, de ahí la necesidad de una valoración previa.

La Unidad de Cirugía General y del Aparato Digestivo de Policlínica ofrece una consulta de valoración gratuita para aquellas personas que estén diagnosticadas de hernia de hiato y también de cualquier otra patología abdominal.

Pida cita gratuita ahora para más información y valoración en el: 722 60 40 84

Leave a reply